Elogio de la sombra

Recuerdo a Victor Hugo allá lejos, principio de los noventas gritando ante cada gol de Ortega un emotivo “¡Jujuy! ¡Viva el fútbol!”.  Tenía que esperar hasta la noche para ver si ese gol había sido tan bueno como decía VH o exageraba. Un poco y un poco. Siempre aborrecí a River y a Boca por distintos motivos, pero eso no me cegaba de poder apreciar el fútbol de los distintos. Y esa palabra va bien para referirse al buyito en un par de sentidos. Su gambeta y frenos endemoniados lo llevó al mundial 94 cuando todavía no sabía hablar (era distinto).

Se suele decir que algunos deportistas tienen algo extra, una especie de llama interna que los lleva a dar y a hacer cosas que la mayoría no puede, y allí reside parte de su unicidad. Y la llama, como el pharmakon (al mismo tiempo la cura y el veneno, todo depende de la dosis) es entonces lo mismo que te eleva y que te hunde dependiendo de muchas cosas, y para un deportista, de la flecha del tiempo.

Ortega fue deportado a All Boys, un club inclusivo al parecer (todos los chicos) ya que ya había aceptado al jugador más despreciable, vende humo y sin talento comprobado de Fabbiani entre sus filas y acaba de readmitir al retirado Bartelt, un fugaz pelilargo goleador de Lanús que jugó en ¡la Roma! Quizás Ariel siempre fue borracho, no lo se, pero el cuerpo a los 20 es distinto que a los 36, eso se cae de maduro. Y si tu talento depende de tu físico y la llama te quema tanto que tenés que tomar mucho para apagarla; entonces se complica. Ortega es uno de los últimos exponentes de un fútbol argentino donde coexistieron muchos y buenos futbolistas al mismo tiempo (la Bruja Berti, Vitamina Sánchez, el Conde Galetto, la Vieja Moreno, Diego Bustos, etc.) y donde los tipos de mayor edad tenían privilegios de algún tipo en sus clubes. Se sabe que Francescoli fumaba y no iba a entrenar los lunes, para nombrar un solo ejemplo. Ahora en cambio, al máximo ídolo de un club importante se lo exilia a un club muy menor por no querer hacerse cargo. Es un caso complicado, sobre todo porque ya no marca la diferencia en la cancha y sale en la sección policiales del diario, pero  vamos ¿Cuán careta se puede ser? Un técnico que hacía años que no dirigía fútbol profesional y un presidente que tomaba la de Menem (Leer  “Yo soy el 10”, divertido libro del capo máximo) y evadía impuestos. Si de ser botones se trata, no se salva nadie en el fobal.

Es triste verlo apartado del lugar donde quiere estar porque un tipo vestido de traje italiano como Simeone, JJ o Passarella son más puristas que el Papa cuando dicen que un grupo de trabajo necesita orden y reglas claras, cuando Ortega todavía debe ser el ídolo de un par de jugadores riverplatenses. Son burros, no saben nada de tótems.

Que lo echen de Sampdoria porque salía de joda con Caté y Gastón Córdoba está bien, que lo echen de Valencia porque salía con Romario está bien, que lo vayan de Turquía por vaya uno a saber que cosa está bien, pero bueno, no sé, los familiares también traicionan, de estas bajezas está poblado el mundo y el fútbol, recordemos la cámara de América 24 que lo estaba esperando a la salida de un boliche para escracharlo y luego no paradójicamente el dueño de ese canal se lo llevó a Mendoza para que jugara en su club, so pretexto de ayudarlo con su adicción.

En fin, no lo jodan, no quiere ni puede dejar de jugar o chupar. Le quedan un par de gambetas y eso es bastante más que lo que nos da la mayoría.

¡Viva el fútbol!

7 comentarios:

El anacoreta | 12 de enero de 2011, 19:31

Me da asco el tratamiento que hacen algunos medios de la figura de Ortega. El caracter de vigilantes de algunos para hablar horas porque un pobre muchacho falto a un tratamiento es tan irrosorio como triste. Dejenlo al buyito mamarse y jugar al futbol.

Joakkin | 13 de enero de 2011, 8:31

Yo soy un defensor del profesionalismo en el fútbol -Fabbiani a quién te comiste? go home- pero con los ídolos no se jode. Si Ortega se hubiera ido a los 20 años cual Higuaín, y hubiese jugado 1 año en River..pero se cansó de salir campeón, regaló golazos y gambetas, magia, belleza durante años. Ahora River Plate pelea el descenso y no quiere en sus filas al máximo ídolo de los últimos 15 años. Coincidimos que ya no tiene nivel para jugar en plenitud, pero un ídolo tiene que jugar hasta cuando tenga ganas, ese privilegio se lo ha ganado. Yo he visto a Chilavert engrosar su anatomía como si le hubieran metido helio, y ante tiro rasante abajo, hacía vista. Obvio, silenzio stampa. Aplausos a quien lo ha ganado todo.
Qué pasará con Román en Bostaville? Club Deportivo The Witch hizo lo propio con Calderón. Recuerdo la gestión Passarella en la Selección y su pedido de pelo corto, bochorno. "Me duele que me haya echado un hincha de Boca" dijo Lux. JJ vistió la camiseta de Boca,con ese prontuario no puede borrar ni a Diego Crosa. Montonero López re-nun-cie, lo quiero ver si RP pierde dos fechas, lloverán tetra-bricks de Termidor de la San Martín.
Fíjense, Passarella, quien en alguna oportunidad dijo que era como su hijo, lo manda a All Boys, tierra de fracasados. Diego, en cambio, lo convocó a la Selección como homenaje. Está claro quién es el más grande.
Vergüenza en Núñez, el fantasma de Aguilar los sigue bien de cerca.

Juan Ntoanio | 13 de enero de 2011, 8:46

Sentimientos encontrados. Como hincha de River siento la traición al Burro, uno de los grandes ídolos de la historia del club y sin dudas una joyita en el campo de juego. Sus últimos desempeños no eran acordes a su grandeza, pero tampoco desentonaba con el fútbol argentino promedio actual. Y sin embargo estoy de acuerdo con aquella decisión de mandarlo al banco de suplentes, porque -vamos, no seamos necios- al más grande también le pasan los años, le pesa el paso del tiempo. Pero a un ídolo se lo respeta, más que a ningún otro. Y con Ortega hubieron aciertos y desaciertos. Se lo respetó bancándolo las miles de veces que hizo la suya faltando a entrenamientos o haciendo cosas "que no hay que hacer". Pero también se lo mandó a Mendoza para evitar tener que seguir dándole sermones, y ahora se lo deporta a un club en el que no merece retirarse.
Sentimientos encontrados. El fútbol, pasión de multitudes, a veces nos impide ver que detrás de la pasión hay otras cosas. Voy a decir algo que nunca pensé llegar a decir: Si yo tengo un problema de adicciones que dificultan mi rendimiento laboral directamente, mi jefe tiene casi diría el deber de tomar cartas en el asunto; bancarme o borrarme, será su decisión. ¿Hasta cuándo bancarme será positivo, teniendo en cuenta que yo no estoy ahí sólo porque fui un enorme trabajador años atrás sino porque me necesitan para que el trabajo salga bien? Esa pregunta puede llevarse al plano del CARP y Ariel Ortega. Quien diga que no tiene comparación olvida que, en el fondo, los futbolistas juegan no sólo por amor a la pelota sino también por un sueldo.
Sentimientos encontrados. Yo no lo habría sacado a Ortega y, como hincha, me duele verlo retirarse con otra camiseta cuando me hizo feliz un millón de veces. Que viva el fútbol.

Lisandro Capdevila | 14 de enero de 2011, 14:19

Recuerdo el final de Chilavert, obeso y sin poder agacharse, que groso. REspect.

J: ya le estoy diciendo a JJ que llame a tu jefe para contarle los hábitos de tu vida privada a ver si seguis laburando ahi o no.

Joakkin | 16 de enero de 2011, 2:26

"¿Hasta cuándo bancarme será positivo, teniendo en cuenta que yo no estoy ahí sólo porque fui un enorme trabajador años atrás sino porque me necesitan para que el trabajo salga bien?"

Disiento. Ortega ya no es vital en el equipo. Lo he visto en reiterados partidos del Apertura, jugar parado, sin gambeta ( por favor, Burro, usted es el artesano del género) y con pases erráticos; cada tanto una magia conmovedora de nostágicos. Creo que Ariel Arnaldo ha llegado a su momento de ser prescindible.
Pero mi argumento sigue firme: ídolo indiscutido, debe ser bancado hasta la muerte por toda la gloria que el club ha acumulado en gracia de su obra. Y el momento deportivo del club -pobre- acentúa más ese privilegio.

Si vive el fútbol, asilo político. Tú, López, que has ganado?

Anónimo | 17 de enero de 2011, 12:27

"¿Cómo puede haber tanta mala leche? Ariel se pudo haber ido dentro de seis meses como quería él, pero resulta que se toman estas decisiones. Passarella se viste de traje, pero sigue siendo un chacarero. Fui amigo de Jota Jota y amigo de Passarella hasta que le saqué la cinta de capitán del seleccionado" El 10.

Todo bien, todo legal | 18 de enero de 2011, 10:45

Siempre va a ver un futbolista "descarriado" para pegarle gratuitamente, igualmente cabe destacar que en el fútbol argentino no se ayuda al que lo necesita, no hay soporte "técnico" para el que necesita una mano con alguna adicción. El fútbol hoy es una mierda, el sistema armado lleva a los futbolístas a querer salvarse de una y a salir con algún gato, los dirigentes hacen sus movidas y los barras se levantan a las 12am y viven de arriba gracias al fútbol y la política, los realmente perjudicados son los hinchas y socios que todos los días se hacen mala sangre por malos manejes dirigenciales, ponene la platita en la cuota para salvar al club y luego se les ríen por la cara.

Publicar un comentario en la entrada