La hipocresía de la tolerancia


La tolerancia no es un valor/condición/cualidad nueva, sin embargo su uso ha mutado en los últimos años. La tolerancia hoy en día está revestida de un halo de santidad, benevolencia y pulcritud que ha sido utilizada por ejemplo por la oposición al Gobierno como bandera de civilización y como herramienta de desprestigio. El gobierno es para ellos un cúmulo de personas insensatas, caprichosas, que intentan avasallar a quienes piensan distinto de múltiples maneras, por ejemplo con la Ley de Medios que se acaba de sancionar, la “ley mordaza” o “ley K” como bien han establecido no ingenuamente los medios del Grupo Clarín y aquellos timoratos que se han encolumnado detrás.

¿Quién podría declararse en contra de la tolerancia? No muchos. Parece algo noble. Pero tiene toda una veta cínica e hipócrita. ¿Quién podría creer de boca de Rodriguez Saá su arenga a favor del diálogo y el consenso? Cuando fue él, como fugaz presidente, el que pronunció ante el veletísimo clamor popular de ese recinto que Argentina dejaría de pagar la deuda externa. Imposible creerle.

Ayer en el Senado, Pichetto lo dejó en evidencia –y castigó de paso a Cleto- y puso de manifiesto lo que todos saben: la democracia tiene concesiones parciales, genera muchas divisiones y es un sistema imperfecto que hay que sostener a como de lugar. Y en ejercicio del poder, quien tiene la mayoría se impone, negocia hasta cierto punto, hace concesiones para mostrarse humano, pero finalmente se impone. Y acá es cuestión de tomar partido. Cuando EEUU vendió e impuso su receta neoliberal a América Latina, las acompañó con gobiernos de factos y luego con democracias que debilitó durante los 90s. Quizás esa sea uno de las razones de la ausencia de políticas de Estado a largo plazo independientemente del Gobierno de turno. Quizás sea el momento de escuchar a Zaffaroni y su propuesta de cambio a un sistema parlamentario de Gobierno.

Pero en realidad, estas cuestiones exceden mi conocimiento y quería hablar sobre el enmascaramiento de la tolerancia. Freud hacía un pseudo chiste diciendo que el hombre se hizo hombre cuando dejó de lanzar piedras y lo reemplazó por un insulto. Bueno, todos quisieran lanzar piedras, pero tienen que contentarse con la tolerancia. Que De Narváez salga a pedir diálogo, y todas esas virtudes ponderadas por la Iglesia es la muestra más clara de la Ideología actual. Enmascararlo, invisibilizarlo es la muestra más fuerte de la ideología funcionando, ya lo he dicho en otros posts así de aburridos, decir que no existen las ideologías es la forma más clara, el estado más puro de la misma.

Ayer mientras escuchaba el –en líneas generales- pobrísimo nivel del debate en el Senado, me puse a ver unas entrevistas al amado Normal Mailer, y en un momento dice:

si, todavía pienso que los mierdas nos están matando, todavía siento que el mundo se está convirtiendo en algo siniestro, mediocre, que no es inevitable, ya no suceden tan seguido cosas maravillosas, los seres humanos eran mejores, ahora lo mejor que te puede pasar es hermoso, está bien, es noble… y al mismo tiempo hay un triunfo de lo mediocre, me refiero a mi viejo amigo el plástico (da un gran rugido de león y se ríe, le alcanzan una tapa de plástico) los chicos crecen chupando estas cosas, lo tocan, tus dedos no sienten nada, tocás vidrio sentís un poco, tocás madera sentís un poco más, pero con esto, no sentís nada y ya llevamos más de 4 décadas sometiendo a infantes y niños a jugar con esta cosa, es imposible que sienta afecto por el. ¿Qué es el plástico? Piénsalo bien. Es el excremento del petróleo, así empezó. Lo que le pasó a esta gente que estaba ganando sus primeros billones con el petróleo, es que se dieron cuenta que estaban derrochando el desperdicio del petróleo cuando lo estaban refinando, entonces alguien se dijo que estaban perdiéndo una fortuna, de manera más justa: estaban meando una fortuna, entonces se dijeron “vamos a usar este desperdicio”. Y así ahora estamos rodeados del excremento del petróleo. Nadie ha sido nutrido con plástico, es funcional, es el equivalente espiritual a lo políticamente correcto, es funcional, sirve a una causa, y el costo de servir a este propósito es enorme. Te reparan los dientes con plástico, antes te ponían mercurio, oro, plata, distintos metales, podías tener cierta relación con el Diablo. El mercurio te daba… sabe Dios que cosa, y por otro lado te ponía en contacto con las fuerzas locales, ¿ahora qué tenes en los dientes? plástico, tu boca se siente dormida, besas peor…”

Otro ejemplo de la transición de la modernidad a la llamada posmodernidad.

La desustancialización de las cosas que ya he nombrado: el café sin cafeína, azúcar sin azúcar, sexo seguro –sexo sin sexo-, guerra sin muertos, y toda la gran pavada mentirosa del mundo light -al que tengo en lista de espera para decir dos o tres cosas cual viejo gruñón- tiene su correlato con las nuevas subjetividades y valores actuales. Insisto que no es conservadurismo, no es la lógica del forro de Recondo diciendo que está orgulloso de no dejar trabajar a su mujer, no, es que reina un blablá generalizado que crea grandes ilusiones y las destruye con su otra mano fácilmente y me hace escéptico.

Puede ser que Kirchner haya dilapidado en un año todo lo bueno que había hecho, pero la intolerancia y cierta actitud vindicativa es lo menos criticable de todo. Uno también sabe donde va a pararse –no dónde está parado- porque ve quienes están en la vereda de enfrente, y en mi caso la elección es muy fácil. Y ciertamente, la democracia es irremplazable, que los eunucos bufen, que digan lo que quieran, pero la clase política se deshilacha.

Cedo falta de coherencia textual a favor de la intensidad. Un romántico profesor mío solía decir que una revolución no se hace pidiendo permiso, ni en un día. Mi voto es a favor.

7 comentarios:

flor | 10 de octubre de 2009, 19:20

Tenía razón tu profesor. Si pidieras permiso no sería una revolución.
Mi voto también es a favor.
Para mí lo loco del caso es que quienes señalan la "intolerancia" de Néstor y de Cristina son intolerantísimos, más intolerantes que cualquiera. El año pasado, el conflicto con los patrones del campo me lo demostró clarito. Más allá de las cosas que pudieran decir ("puta", "hitler", "setentistas", "zurdos", "minga", "apocalípsis", "no positivo", etcétera) si pedían pan y el gobierno les daba pan, entonces pedían queso. Podríamos reemplazar el pan y el queso por la soja, pero ésa es otra historia.
Este año tuve varios encontronazos vía el maldito facebook. La mayoría de mis contactos son de derecha o de extrema derecha. La mayoría simplemente me puteaban por mis comentarios. Cuando les pedía una explicación no sabían qué decir y algunos, seguían puteando.
El otro día la veía/oía a Lilita decir barrabasadas. No deja de sorprenderme. Sin saber mucho de psicología exclamé: "proyección, esta mujer está proyectando". No sé si ése es el término adecuado, pero le está endilgando al gobierno todas sus propias fallas e intolerancias. Para ver eso no hace falta ser especialista.
Por otro lado, ayer escuché parte del debate mientras cocinaba la cena. Patético el nivel de los oradores. De verdad, patético, me sorprendió mucho.

y por último quiero decir que la gente (sobre todo los cajeros de farmacity) me miran mal cuando les digo que no, que no me den bolsas plásticas.
Y el maldito teflón. Mi madre quiso hacerme un regalo. Sabía que quería un wok. Me regaló uno de teflón. No quería más teflón en mi vida. Menos plástico y un poco de chapa tradicional, por favor.

Joakkin | 10 de octubre de 2009, 20:08

"Al planeta un bombazo le vamos a dar, para que no nos moleste nunca nunca más."

Lisandro | 11 de octubre de 2009, 10:38

Sobre Lilita: como le dice Wainfeld de P/12: La pitonisa chaqueña. Esa mujer es impresentable.
jaja el "minga" es muy divertido, tanto como cuando Kirchner le contestó a ese señor de Entre Rios que la Gendarmería lo corrió "a upa" de la ruta.
Y si, yo tengo que comprarme la bolsa para hacer los mandados, por más que sea medio de vieja.

Rockerista | 11 de octubre de 2009, 10:54

La Pitonisa Chaqueña garpa

Manuel Antonio | 11 de octubre de 2009, 14:13

Tolerancia: "El marido de la alcaldesa conservadora de una pequeña localidad del norte de Portugal ha muerto disparado por el candidato del Partido Socialista en el colegio donde ambos acudieron a votar en las elecciones municipales. El incidente se produjo sobre las siete y media de la mañana, un poco antes de que abriese el colegio electoral de Ermelo, una parroquia del distrito de Vila Real, a unos 400 kilómetros al norte de Lisboa, según el gobernador civil de Vila Real, Alexandre Chaves, quien ha explicado que ya había habido problemas entre los protagonistas del incidente en un encuentro político en el que "los ánimos se exaltaron". Maximino Gaspar Clemente, de 57 años, marido de la actual alcaldesa del municipio, Gloria Clemente, candidata en estas elecciones por el Partido Socialdemócrata, murió a consecuencia del disparo. Su cuerpo permanece en el interior del colegio electoral. El fallecido también formaba parte de la lista socialdemócrata. La secuencia de los hechos aún no está del todo clara. Según la última versión, avanzada por Manuel António, habitante de Ermelo, que integraba la mesa de voto en el momento del incidente, el candidato socialista Antonio Cunha entró en el colegio electoral armado y, sin mediar una palabra, disparó al marido de la alcaldesa, dándose después a la fuga. La Guardia Nacional Republicana ha montado un dispositivo de búsqueda y ya ha localizado el arma y el vehículo utilizados por el presunto agresor".

transfusiones | 12 de octubre de 2009, 13:53

¿Ese es Dr. Strangelove? ¿O yo estoy loca?

Lisandro | 12 de octubre de 2009, 13:55

Es el Dr. nomás.

Publicar un comentario en la entrada