Vuelta por el universo


Imagínese el riff de Todo preso es político (pero sin el saxo) antes de las 9 am. Bien, ahora deje de imaginar. Piense en unas calles céntricas. Deje de hacerlo. Vuelva hacerlo. Piense en un imitador de Billy Gibbons tocando con clicks canciones de Creedence a pura fonética. Bien, deje de hacerlo. Piense en su abuela disfrazada de bebota con un cartel que anuncia un sex shop. Deje de hacerlo. Piense en Gianni Lunadei vestido de payaso vendiendo celulares. Deje de hacerlo. Piense en una pareja del altiplano tocando con bases e instrumentos de viento Comfortably Numb. Bien, ahora en esa calle que usted recorre, súmele cientos como les parezca a su alrededor, yendo hacia algún lado. Bien, deje de hacerlo. Ahora usted sortea algunos dudosos artesanos. Luego unos vendedores ambulantes, un pibe que cuida que no se roben los libros de una libreria. Luego personas de lo más variadas le ofrecen shows de tango,  escapadas al Tigre y cambiar su moneda por otra. Bien, ahora usted sigue y unos muchachos con el característico ruido que produce el papel al chasquearle un dedo contra él, le ponen al nivel de su pecho un papel encima. No deje hacerlo. Siga. Usted ve inocentes extranjeros que compran humo. Usted se arrepiente de no ser ese que vende. Deje de hacer eso que está haciendo y sígase. Las calles se angostan, algunos pasan en bicicletas y son mirados mal, no saben que allí mandan las motos. Usted ve en los kioscos los posters del sistema circulatorio, usted piensa en regalarle a alguien el diario del día en que ese alguien nació pero desiste. Toda vidriera está ocupada por gente que no comprará. Usted sigue. Y en su seguir el random de su reproductor cae sobre esta canción de los Strokes y piensa que se parece a la primera. Antes de expulsarse de esas calles, usted lee la frase del cartel que siempre tiene bien a la vista ese limpiador de zapatos: “De todo laberinto se sale por arriba. Leopoldo Marechal”. Deje de imaginar, usted ha caminado por el microcentro porteño.

4 comentarios:

Juan Antonio Arlt | 10 de febrero de 2011, 7:09

aguafuertes didier

Anónimo | 10 de febrero de 2011, 7:28

muy bueno, hay que mencionar también lo violento que es moverse por ahi.

Anónimo | 10 de febrero de 2011, 18:33

la vieja bebota promotora de sex shop la pueden encontrar en Florida y Viamonte... se llama Estela y dicen las malas lenguas que fue convocada para el elenco de "Frescos y Fresquitas" de 1979, pero que la bajaron de la obra porque no era lo "suficientemente 'fresquita'"

eso dicen...
igual cada vez que paso por ahi me tiento de comprarle al Sr. vendedor esa pistola MARAVILLOSA que tira burbujas de detergente...

/elcomentador

Lisandro Capdevila | 19 de febrero de 2011, 9:03

que historia N! quiero esas fuentes!
hay una ametralladora de burbujas tambien, aunque a mi me tienta el tomate loco

Publicar un comentario en la entrada