Haciendo amigos

La escritura fue una adquisición tardía del hombre, la máquina con el aparato fonador, la mielinización y su desarrollo en el taller mecánico de Dios tardó mucho tiempo. Primero gritó, luego entonó y finalmente aprendió a hablar. Mucho tiempo después cuando pensó en el tiempo y en la existencia, necesitó dejar su voz en un formato que lo trascendiera e inventó la escritura. Desde aquél tiempo incierto se impone la división entre habla y escritura. Si bien una no es sin la otra, algunos personajes que podemos leer en distintos medios, libros, blogs y demás formatos desconocen esa distancia y enarbolan lo que para mí –en forma de bravata irrespetuosa- es una forma de disfrazar limitaciones. En otros ámbitos artísticos también sucede, disciplinas donde el espacio para la innovación a esta altura del partido es mínimo y deben recurrir a rebuscadas racionalizaciones que edulcoren la desafinación, un lexicón pobre, un ideario con cinco imágenes, etc.

Después de leer una novela de Mailer, de Fitzgerald, de Arlt, de Bioy uno puede distinguir que si calle se mete en la escritura, es porque la han dominado antes, de ahí la tremenda de dificultad en escribir buenos diálogos. Al que sabemos que afina, le creemos la desafinada, porque primero estuvo el canon que se estableció en algunas mesas chicas y jodió a todos después. Primero aprendemos a sumar, luego a restar, luego a multiplicar y finalmente a dividir. Esas operaciones respetan una lógica sin ningún desvío. No se escribe como se habla. Pienso que sueno conservador y es probable, pero no estoy negando de ninguna manera la posibilidad de romper los moldes, los cánones, lo establecido, solo que en general esas grietas de luz en los adormilados circuitos que conservan el statu quo, no pasan de modas. Para leer algo que podrían decir mejor las viejas puiguianas de mi edificio, abro la puerta.Corriendo con el antebrazo todo lo que dije, todo eso está bien que exista, mi espíritu dadahumanista celebra la diversidad artística aunque más no sea para reírse de ella. 
 
Ya guardando los botines, no puedo dar palos sin recibir algunos, quizás estoy sufriendo la frase del más grande luego del partido con Uruguay que nos dio la clasificación, ya que no tengo tiempo físico para escribir y las piedras se acumulan en mis bolsillos.

Para terminar, amigos míos, una cita del blogger más genial del país, que el 15 de Septiembre de 1941 escribió en su aguafuerte titulada “Necesidad de un diccionario de lugares comunes” lo siguiente:

“Cuando un hombre habla el idioma de su pasión, de su desorden, de su odio o de su iniquidad, involuntariamente hace estilo. Cuando un hombre hace estilo, agravia, también involuntariamente, la falta de estilo de otros hombres. ¿Por qué el estilo es un agravio? Porque debajo del léxico, como decía usted, se encuentra un determinado edificio espiritual o psicológico. La mayoría de los hombres llevan en su interior monstruosas arquitecturas de juicios, construidas con ladrillos amasados de barro de lugares comunes, y la grosera fábrica en la cual habitan intelectualmente, se les antoja lujoso palacio. Cuando otro hombre, cuyo idioma no está ensamblado de lugares comunes les expresa realidades espirituales o psicológicas diferentes a las que ellos están acostumbrados a reverenciar, se les antoja que están escuchando a un ladrador de injurias; y entonces, odian atrozmente al hombre que por no expresarse con frases hechas, ofende sus convicciones con la fortaleza del estilo."


4 comentarios:

Joakkin | 21 de febrero de 2011, 16:33

Puedo escribir los versos más tristes esta noche. Escribir, por ejemplo:

"Y qué hago con mi amor
El que era para ti
Y con toda la ilusión
De que un día tú fueras
Solamente para mí
Oh!
Para mí..."

El anacoreta | 21 de febrero de 2011, 17:00

Hay muchos escritores que escriben de modo coloquial, casi vulgar, y da la sensación de que cualquiera pudiera escribir así. El problema es cuando esa persona se sienta y se da cuenta que no tiene nada para decir, ni mucho menos como decirlo. Otros que cuentan con una tecnica mucho mas pulida se dan cuenta un buen dia que tampoco tienen nada para decir (por ejemlo, los periodistas qu escriben novelas). Por eso también la música de los Satriani, Vai, las bandas solistas de los guitar hero de las grandes bandas son inescuchables. Y un Miguel Abuelo, o Daniel Johnston te llegan a lo mas profundo del alma. No creo que el problema pase tanto por la tecnica, si bin esta ayuda.

Lisandro | 21 de febrero de 2011, 17:16

Claro Anacoreta, estoy de acuerdo y dejé de lado toda esa veta, tenés razón. Primero hay que tener algo para decir y después ver cómo decirlo. Miguel Abuelo es genial, Satriani me duerme, salvo que su música acompañe imágenes de Baywatch.
Tendría que haber puesto ejemplos para ilustrar los posers compungidos que ocupan ciertos lugares donde se podría hacer algo mejor. Repito, este es un comentario de alguien que LTA.
saludos!

Lisandro | 21 de febrero de 2011, 17:18

eso si, me quedaba sin un par de amigos.

Publicar un comentario en la entrada