Media Verónica


Desde hace bastante tiempo se viene debatiendo en España la prohibición de las corridas de toros. Hoy finalmente el Parlament de Catalanuya (comunidad autónoma) aprobó la prohibición que regirá desde principios de 2012. En pocas líneas, las 180 mil personas que avalaron la moción de la prohibición se amparaban en el derecho de los animales a la vida, que encontraba su oposición en la negativa de los catalanes a ceder una profunda marca de identidad. 
 
El fenómeno es muy complejo. Tenemos la invención de la paz, la de los derechos humanos a partir de la necesidad de que no nos matemos entre todos post segunda guerra mundial y finalmente los de los animales. Nada es natural.

Difícil negarse a la moción de que no maten animales, es pavoroso ver la muerte en vivo del toro, el argumento esgrimido por los abogados de los animales, acompañados de una cohorte ridícula de extranjeros con carteles en inglés inmiscuyéndose en algo privadísimo de España,  sobre todo en su cargada relación con Catalunya. En estos momentos arden en las calles manifestaciones a favor y en contra de la prohibición, con independecia de la pérdida millonaria que supondrá a todo un circuito que vive de la tauromaquia desde hace decenas de años.  Algo huele a podrido y no es la sangre del toro, se parece más a  la sensación de rechazo que genera Yoko cuando aparece cantando en Double Fantasy.

Para  leer cosas más serias sobre el debate ver acá y acá.

Y como decía el filósofo Pancho Ibáñez, todo tiene que ver con todo, para desilusión de las Verónicas que creyeron encontrar su canción en la de Calamaro, siento decirles que la “media verónica” es lo que está haciendo el torero en la foto, burlándolo, ese paso de baile de esquivar la cornada asesina. ¿De dónde creen que nace el “oooleeee” del fútbol cuando un equipo se pasa la pelota sin que el adversario se la quite? Es muy complejo, creo que los extranjeros no estamos en condición de juzgar las tradiciones de los otros, por más catalán que uno sea (como es el caso). Esa lógica de la intrusión es la de los gringos, que para llevan su “democracia” con bombas de paz y amor a lugares no “civilizados” donde habría otras bombas más malas, tontas y feas que pondrían en peligro esos ricos pozos de jugoso petróleo… ñam ñam ñam.

Ya cité alguna vez al poeta más grande que ha dado España, Miguel Hernández, con su brutal y hermoso poema (que está en "El rayo que no cesa") donde utiliza la metáfora del toro para el amor. ¿Qué hubiese sido de la literatura española sin la corrida de toros? ¿Cuánto canto inútil a las flores lo hubiese reemplazado? Más Dioniso y menos vida sana.

"Como el toro he nacido para el luto
y el dolor, como el toro estoy marcado
por un hierro infernal en el costado
y por varón en la ingle con un fruto. 

Como el toro lo encuentra diminuto
todo mi corazón desmesurado,
y del rostro del beso enamorado,
como el toro a tu amor se lo disputo. 

Como el toro me crezco en el castigo,
la lengua en corazón tengo bañada
y llevo al cuello un vendaval sonoro. 

Como el toro te sigo y te persigo,
y dejas mi deseo en una espada,
como el toro burlado, como el toro.
"


Y para cerrar este vendaval difícil de comentar por su lógica de perdigonada, veamos al gran AC dejando en claro su postura en el tema.

4 comentarios:

Juan Antonio | 28 de julio de 2010, 11:45

La lógica de perdigonada. La tortura en todas sus formas exige en mí una postura, aunque torturemos a diario de mil maneras mínimas en las mínimas situaciones de nuestras rutinas. Estoy en contra de una tradición que hace a un pueblo. Podemos estar en contra también de aquellos que ejercen castigo con pedradas en plazas públicas, en esos países que los Estados Unidos nos hicieron creer más foráneos que ellos mismos. Es la lógica de perdigonada, es el devenir de las culturas en la aldea global, es Calamaro y su acento casi neutro, es el toro que muere y soy yo comiendo un asado los domingos. Es la lógica de perdigonada. Son las vacas sagradas en la India, son los pollitos que pisa Kiss, son los caballos de los botelleros y los canarios en las veterinarias. Es el niño que fuma tres atados en China, es Ferdie (?) cantando Yo No Quiero Ser Bebé, son los 30 chatranes muertos durante el rodaje. La lógica de perdigonada, el rodeo texano, el trineo en Alaska, el delfín de Mundo Marino. Y como Goya o Picasso, es Calamaro el poeta. Y soy yo y mi postura, en la lógica de perdigonada.

Juan Antonio | 28 de julio de 2010, 11:47

y a mí me gusta Yoko en Double Fantasy

Anónimo | 28 de julio de 2010, 12:37

son re brutos los españoles

Lisandro | 28 de julio de 2010, 17:04

J: se ve que te gustó la lógica de la perdigonada, la misma que mató a Cucciufo. Otro entrada para la lapidación, donde podría aclararse la canción de Dylan, que cuando canta "everybody must get stoned" se refiere a eso y no a la droga, aunque también. Pero no.
Y el tono de Calamaro es entre cheto porteño y español wannabe. Igual lo bancamos.
p.d: no me gusta escuchar gemir a Yoko.

Publicar un comentario