Muerto el rey, ¡viva el rey!


“Los sesentas terminaron el día que vendimos la camioneta, el 31 de diciembre de 1969” 
Uno de los hippies a Homero.

 
¿Cuándo se termina algo? ¿Cuándo cambia de estado? A veces darse cuenta es simple y no resiste mayores lecturas. Como David Carradine en Kill Bill 2 explicándole a su hijita mientras preparaba unos sanguches con criminal parsimonia la diferencia entre la vida y la muerte representada por un pez fuera del agua aleteando y un pez fuera del agua sin aletear. Otras veces las pistas se nos hacen opacas y las múltiples intersecciones de un fenómeno nos marean.

Recibí un mail de un maradoneano con esta pregunta: “¿Qué se puede hacer para que Maradona no siga siendo el técnico de la selección?” Le contesté que me era difícil responderle, ya que una de las condiciones para decirse maradoneano es la lealtad, el mismo requisito que pide el peronismo. Esa lealtad que mostró una pincelada en toda la gente que fue a recibir a la selección a Ezeiza. No voy a poder responder a esa pregunta.

Aun así, y declarándome ferviente maradoneano, en este mismo lugar habíamos advertido de que el camino de Diego como DT estaba en pañales. Nadie podría osar decir que no sabe de fútbol, porque si el no sabe de fútbol, ¿qué corno podría decir uno que ha jugado y juega como amateur y lo ve desde hace muchos años por la televisión y de vez en cuando en la cancha? Bueno, creo que algunas cosas se pueden saber y decir, quizás en distintos planos de análisis. Si yo desde mi puf puedo ver por dónde va el juego y que otra cosa se podría hacer, algo anda mal. Un buen técnico tiene que ofrecer cosas que el término medio no puede ver. No digo que Diego no lo haga, pero creo que lamentablemente el acto de bautismo como uno muy bueno todavía no lo ha alcanzado.

El fútbol es un terreno opinable si los hay, pero de todas maneras se piden algunas cuestiones legales para por ejemplo sentarse en un banco de suplentes, como el curso de técnico. Y la experiencia ejerciendo cualquier profesión es intransmisible. De la misma manera nadie puede ser juzgado por no tener experiencia, lo que directamente pone en el centro de la crítica a quien manda: Grondona. El fósil de la calle Viamonte, gran rufián que hace 30 años lleva las riendas del fútbol argentino lo puso a Diego como técnico según dicen como un gesto de agradecimiento por darle tantos años de primeros planos en las luminarias mundiales. Lo que es seguro es que la historia es oscura y difícilmente sabremos poco más. Sus maravillosos insights quizás no hayan encontrado todavía las palabras adecuadas para este otro estado. 

Pero eso ya pasó. Hace 2 décadas que Argentina no figura en lo más alto del mundo en la competencia ecuménica por excelencia. Quizás sea tiempo de repensar si somos la potencia que creemos ser. Al menos ya hemos admitido que Brasil es el padre de la criatura aunque se haya ido en la misma instancia que nosotros (¿Vieron que no hay que festejar derrotas ajenas?).

El Psicoanálisis entiende que el sujeto si de algo no es culpable es de desear, pero si -potencialmente-  responsable. Grondona es culpable y Diego responsable. Los jugadores también, claramente, pero eso abriría un debate que ahora no tengo ganas. De todas maneras, sinceramente no me importa demasiado, mi preocupación está atomizada en mi club, no soy medida. Creo que Diego no debería seguir por múltiples motivos que como feligrés  no voy a enumerar, diré que no era su momento (ni sus colaboradores habían dirigido un equipo de fútbol).

Párrafo aparte para los periodistas deportivos, esta profesión no colegiada que no pierde nunca, canjeadores de ropa por publicidad informal, viles panqueques que viven de la sanata  en pos de vaya uno a saber que cosa, sus sentencias contradictorias y veletas pasan inadvertidas. Todo es ganancia e impunidad, no deben responder ante nadie, no hay deontología  que los haga menos canallas, ni siquiera en su crapulencia saben mucho de fútbol, tanto es así que el mejor es Latorre.

En estos días acentuadamente maradoneanos vi algunos documentales y descubrí con sorpresa y tristeza que uno de los hitos de la carrera de Diego, uno que nos vendieron al infinito había sido adulterado.  En ese video de el pequeño haciendo jueguito en el potrero en blanco y negro, donde siempre escuchamos la siguiente frase: “mi primer sueño es jugar en el mundial y el segundo salir campeón”, en realidad de lo que nos privaron fue del sentido real que toma en su continuación: “…y salir campeón de OCTAVA” (minuto 7.15).

En fin, ¿cómo saber cuando algo se termina? Es complejo. Este amor no terminará. Pero ante la incertidumbre sugiero retomar la idea del duelo, la disposición a. Diego no morirá ni cuando su cuerpo lo haga. Mientras más muerto, más vivo. Su abdicación sería grandeza, su permanencia en las mismas condiciones, otro palazo al avispero.

7 comentarios:

Todo bien, todo legal | 5 de julio de 2010, 11:10

a ver, este tema da para largo pero creo que este mundial sirvió para dejar bien en claro que "estamos como estamos porque somos lo que somos" Pelusa Dixit hace un par de años.

1-Hoy decir que Maradona no garpa como DT es decir "no banco a maradona". No hay que confundir los tantos. Diego es el más grande, Messi demostró que no le llega ni a los talones y que posiblemente nunca más en la historia del futbol nacional haya un jugador como Diego. Pero como DT, me quedo con Diego Cocca.

2-El periodismo deportivo está en su peor momento encabezando la lista el señor Niembro. En las eliminatorias duros con el 10. En la primera ronda como estaba todo sobre rieles, había mística, goles y vuvuzelas, pero cuando dieron las 12 de la noche, la carrosa se convirtió en calabaza y los alemanes nos dieron el paseo del siglo, todos contra el 10 y Otamendi.

3-Hay que diferenciar lo que pide "el pueblo" de lo que la selección necesita. Gracias a al cielo, Diego deja la selección pero aún no se sabe quien será el próximo DT.

4-Esto se va a terminar cuando Grondona se vaya de la AFA.

Beto_Reyes | 5 de julio de 2010, 11:21

Excelente! No era su momento... eso está claro, pero una vez ahí, puesto en el cargo de DT de la Selección, creo que a ningún otro ser humano se lo hubiese querido ver triunfante como al mismo Diego en ese lugar. De fútbol sabe y mucho, nadie duda de su ascendencia sobre los jugadores, pero si eramos conscientes de que técnicamente poco podría aportar, pero no nos enteramos de ellos en el partido con Alemania, lo sabíamos hace año y medio atrás y así y todo lo bancamos igual.
Dolido, desilusionado (como él mismo dijo), así me siento. Aunque si creo exagerada la gran convocatoria de la gente en Ezeiza, pero eso lo logra Diego, solo él... porque si vá a un partido a beneficio a la cancha de Everton convopcaría la misma cantidad de gente.
Creo fervientemente que este ciclo está cumplido, pero a Él hay que dejarle las puertas abiertas de la Selección, para que en un futuro con más preparación y un cuerpo técnico acorde (sobre todo por el impresentable de Mancuso) nos haga felices, como es su costumbre y como n cierta medida lo hizo en este Mundial.
De nuevo, excelente!

Beto

Pd. Qué me puede aportar de Jonathan Gomez? aparentemente refuerzo pincha. Lo he visto mucho, peroquizás no tanto como usted.

Juan Antonio | 5 de julio de 2010, 12:53

de acuerdo con lo dicho por todo bien todo legal.. no sé por qué no sale mi comentario, lo hice temprano pero se ve que esto anda mal o está el patrula a full

Beto_Reyes | 5 de julio de 2010, 15:26

"Si te gusta MARADONA, bancatelo a PELUSA"... Diego no es una plastilina para moldear a gusto. Es todo el combo. Tómalo o déjalo...
Porque es legítimo que alguien quiera que Diego se quede en la Selección. Pero, de nuevo, sepamos que no podemos moldear un MARADONA a gusto. ES DIEGO Y PUNTO.

Lisandro | 5 de julio de 2010, 15:59

Ax: Pasman y Fantino están armando una cruzada contra Grondona y contra todos los presidentes que votan automáticamente. Empiezan a sumar adherentes dentro de los "no alineados". Para pensar.

Beto: perdimos contra todas las selecciones bravas salvo francia (cuenta?) y alemania en el amistoso que nos metimos atrás vergonzosamente. Mancuso y Enrique un desastre, imposible de probar, pero desastre. Y pobre diego ni armar el cuerpo técnico le dejó el viejo de "todo pasa".
Diego corazón.

p.d: Gómez todavia es una incógnita. Tiene un pique corto y velocidad pocas veces vistas pero todavía no se sabe de qué juega. Lo hizo de enganche un tiempo y más o menos y cuando lo pusieron de 8 jugó peor. Creo que es un 2da punta, tipo la Gata. Tiene mucha habilidad pero termina casi siempre mal las jugadas, pero como tiene 19 puede aprender, y más en el pincha que es un equipo armado.

J: el jet lag te sacó training internetistico, acá "todas las voces toooodaaas"

Joakkin | 6 de julio de 2010, 18:01

Otra vez afuera del Mundial,me duele como hincha estar desnudo ante el fracaso,me dolió el abultado 4-0 y ver la derrota en los ojos de Maradona, competidor nato y ganador por naturaleza.
Aún así, el sinsabor me ha durado poco,en evidencia que el fútbol es un deporte de conjunto y los que ganan son los mejores equipos. Alemania para en la cancha a once tipos que pueden ganar un partido,estudia a su rival y conoce sus limitaciones. Argentina pone el mejor personal que tiene disponible y confía en el mérito individual para romper cualquier estructura, subestima el espíritu colectivo y la táctica. Eso viene de una cultura individualista, de las exigencias de un público exitista, la turbia dirigencia de Julio Grondona y vaya a saber cuántas cosas más, amén de la capacidad de Diego como entrenador. En la selección faltó trabajo, quizás por las presiones a corto plazo, el poco tiempo para armar un equipo o la confianza de tener al mejor jugador del mundo. Otra cuestión es hasta qué punto Argentina tiene un equipo para salir campeón. Delanteros sobran, pero la defensa no es de primer nivel,no abundan volantes laterales y la transición ataque-defensa es más que pobre. Los delanteros hacen la diferencia hasta donde pueden. Se sobreeestima a Argentina en muchos aspectos.
Sobre la continuidad de Maradona, yo -otro acérrimo maradoneano- creo que tiene que seguir, al menos hasta la Copa América. ¿Era el momento para que dirija? Si respondo que no, entonces me parece que ese momento es nunca, no se puede preveer qué estará haciendo Diego y en qué condiciones en 4 u 8 años. Si puede haber alguien con el privilegio de dirigir a Argentina sin experiencia en el rol tiene que ser él. No olvidemos que agarró en la mitad de la eliminatoria con una pésima campaña de Basile, clasificó al mundial y llegó tan lejos como Passarella y Pekerman.Y en este momento, sólo confío en dos técnicos que puedan llevar lejos a la selección, Carlos Bianchi y Marcelo Bielsa, y sabemos que no aceptarán mientras el sapo mafioso siga al frente de la AFA.
Larga vida a Diegol, morte a los Niembros y Passman: la tendrás adentro por el fin de los días.

Beto_Reyes | 13 de julio de 2010, 18:22

Entiendo el duelo... pero.... y entonces? Queremos más

Publicar un comentario en la entrada