Carrió, la Cappa de la oposición


Ayer me quedé despierto hasta tarde viendo la sesión de diputados donde se intentaba tratar el presupuesto 2011. No quisiera detenerme en las bajezas y oportunismos de los sectores contrarios al Gobierno que intentan decirles cómo administrar, con qué números, partidas y tiempos podrán hacerlo el año que viene, cuando deberían constituirse básicamente en un mecanismo de contralor. Estuvo bien Rossi al decirles que parecía que actuaban como si no creyeran en que podrían ser gobierno el año siguiente.

Pero voy al punto: la irresponsabilidad, la ligereza, la liviandad con la que Angelito Carrió se expresa es –justamente- de proporciones bíblicas. La mirada fija sin parpadear, los movimientos de su cabeza hacia los costados, un pensamiento basado en axiomas (que sabemos que no se demuestran) con el que ha podido construir una carrera política básicamente a fuerza de epítetos y un jarabe léxico si bien bien articulado, vacío de toda aplicación en la realidad. Carrió nunca ha gestionado, nunca ha gobernado nada, ha desmembrado todos sus partidos y vuelto a fundar otros, ha visto “cosas terribles” y ha callado. Hasta ha visto el futuro. Como bien la denominó Mario Wainfeld, la "pitonisa chaqueña" se sostiene –quizás, por qué no- en base a un gran delirio construido alrededor de la política. Un mundo que existe en su cabeza y los miles que la votan. Ayer decía que el gobierno tiene que cambiar, que la Argentina de la prepotencia terminó (¡ja!) y que gracias a que ella impulsó que no hubiera derrota en Diputados, las cosas podían seguir funcionando. Denunció sin pruebas –obviamente- que ayer hubo Banelco (en referencia a las coimas del gobierno de DLR) y que la pagó Cristina. Ay ay ay alma bella


A alguien así, en el fútbol se le dice vende humo. La imagen es muy gráfica. Y el principal productor de humo junto a Caruso Lombardi es Angel Cappa. Durante algún tiempo no podía tomar partido si me caía bien o mal, no podía estar en desacuerdo con algunas ideas futbolísticas (de la boca para adentro) que profesaba, pero su materialización en la realidad nunca se han visto. Quizás el Huracán que perdió con Vélez el campeonato haya sido un buen equipo, pero después le fue bastante en mal en casi todos los clubes de dirigió. Para mí es un poco enigmático por qué lo tienen tan en alza no habiendo conseguido títulos (sólo de ayudante), sobre todo en un mundo tan básico, podrido y cabeza como es el del fútbol.  Porque tampoco  es que habla tan florido, defiende algunos puntos de manera vehemente pero eso no es un mérito (como tampoco Alfaro tirándose contra el Checho, que dicho sea de paso el primero hizo la peor campaña en la historia de Central, gracias).

Con el tiempo, esa gran distancia entre el señor correcto ante la prensa y el desaforado, incitador a la violencia y sobre todo mal perdedor (nunca la falla es propia) hizo que el personaje se me haga impresentable. 

Un Carrió del fútbol y Lilita una Cappa de la política. Quizás deberían intercambiar roles y Lilita ponerse los cortos y hacerles hacer a jugadores ejercicios con pelota (¡la novedad de Cappa!),  adelantarle las visiones de las jugadas y Angelito usar los sintagmas inamovibles de ella vociferando desde la cámara baja, ¿Por qué no? Dicen que habría negociaciones en un lado, entre un señor y una señora,  según una fuente que habría recibido un mensaje de texto de la ex compañía donde importante actual funcionario habría tenido o tendrá amigos para beneficiar.

5 comentarios:

Juan Antonio | 11 de noviembre de 2010, 16:12

No puedo estar más de acuerdo. Carrió me da asco. Antes la palabra era risa. Ahora ya me da asco, bronca, resentimiento y me despierta ganas de ir a buscarla y tapar su boca hasta ahogarlo con un vhs de los videos del programa del oportunista Lanata.
Son desagradables. Alguien dijo alguna vez que la UCR nació para ser oposición, que como gobierno no sirven. Esté o no de acuerdo con eso (y lo estoy), la figura de Carrió me representa lo peor de ese axioma. Nació para ser la opositora, aún de su propio partido. Cuando tuvo la oportunidad de lograr algo más, batalló contra los suyos. (Nota al pie: espero con ansias la nota sobre Los Desnudos Y Los Muertos, todo tiene que ver con todo).
Si lo de Carrió es detestable, lo de Cappa es sólo penoso. Nadie deberá comparar las trabas a los destinos de una nación con hacer jugar mal a un equipo de fútbol. Pero sí, son comparables sus retóricas cuando quieren sonar a reveladoras. La diferencia primera es en lo catastrófico de las frases de Carrió y lo esperanzador del discurso de Cappa. Angelito nos vende humo, pero habla de un fútbol lírico que ilusiona. Carrió nos vende humo, pero con el humo de ella viene el fuego.
La detesto. Siempre es preferible el enemigo malo (Menem, por ejemplo), al que se hace amigo y no lo es (para ser leal a las formas de Carrió, cito a Judas). El enemigo malo, al que conocemos, nos deja la paz de saberlo como una amenaza. Lo que hace Carrió es de una bajeza sin par: estoy de tu lado, pero jamás seré de los tuyos.
Abrazo de gol y puñal en la espalda.

Lisandro Capdevila | 11 de noviembre de 2010, 16:24

Grande gurú, es verdad, estás en medio del océano, en una balsita y angelito dice que el humo está por venir, allá, cerca de la costa, y lilita dice que el humo los ha dejado hasta y vendrá a matarlos a todos los que no se ahoguen. Es lilita de Lost.

Joakkin | 14 de noviembre de 2010, 7:19

Ángel Cappa: farsante profesional. Aires de tipo querible, mentor en la escuela del buen fútbol, finge dolor ante el exitismo, el deterioro del pase y la táctica, emula los códigos bielsistas hasta que la máscara cae. Campeón como asistente de Valdano y Menotti en España, nunca ha ganado nada (qué lindo lo dice Chilavert) como director técnico. Arañó la gloria en el 2009 cuando su Huracán de inferiores plagado de talento juvenil perdió la última fecha contra el Club Atlético Vélez Sarsfield en el glorioso José Amalfitani, por no salir a atacar y reclamar lo que es suyo. Nunca un equipo que pretende ser campeón de algo puede presentarse a defender el empate y luego, ante vicisitudes del juego, protestar por un offside mal cobrado.
Gran proveedor de humo, se lo reconoce por ser uno de los grandes. Ubaldo Matildo Fillol y el colosal Ricardo Caruso Lombardi lo han aclamado, incluso Reinaldo Merlo, quien ha resucitado a Racing Club de Avellaneda, ha soltado elogios hacia su persona. Se chocó con River Plate en momentos de inminente descenso o participación en la promoción. Su sapiencia no fue suficiente en el electroshock.
Sus muecas características: conversar melancólico sobre épocas menottistas del buen pie,con ojos llorosos. Pregonar la cautela, incentivar el toque por abajo, denostar el pelotazo - teoría. Putear a árbitros, directivos, rivales, la AFA, el INDEC, la embajada pakistaní en Finlandia, jueces de línea y jurados de nado sincronizado. Negar déficits tácticos, incapacidad de reconocer errores, no videncia ante malos planteos en canchas visitantes, falta de pasta en el objetivo de campeonar - práctica.
Su imagen radica en el ortodoxo formador quien puede mejorar una bailanta pero no puede hacer mella en el tango. El cacique en el puticlub, el sumiso en el Coliseo. Jamás se supo que tuviera pasta de campeón. Colegas piromaníacos los respetan, jugadores potreristas lo ensalsan. La razón la sigue investigando National Geographic.

Lilita Carrió: compitió contra Nostradamus hasta el 2007. Luego, su perfil fue encasillándose más en el de Ricardo García, ex esposo de Adriana Aguirre. Ha liquidado a diputados, jueces, presidentes, embajadores, concejales, ministros, ferreteros y pibes deliveries. Su prueba más fehaciente fue una figurita de Digimon, data de agosto de 2008. El juez Fernández fue sentenciado a 8 meses de veganismo y dieta proteica. Actualmente se proclama como amenaza del oficialismo. Sus pares confían en ella como en Carlo Rizzi. Las denuncias a Emilio Zelaya han llegado a La Corte y se teme su Gobernación en Parque Rivadavia.El porcentaje de votantes de Elisa ha tomado la pastilla azul y el 42% cree en la inocencia de Mark David Chapman. Se cree que los palos en la rueda de las Instituciones
argentinas sean una consipración de Duhalde y el neolibralismo del programa de Tinelli.

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Wiki

Cualquier similitud con la realidad es pura coincidencia. Angelito no perjudica a nadie más que a sí mismo. Pero en ambos casos, la mentira, tiene patas cortas.

Lisandro Capdevila | 14 de noviembre de 2010, 7:22

jaaaaa excelente! que buena utlización del odio jk!

Anónimo | 12 de diciembre de 2010, 23:49

JA JA JA MUY BUENO JA JA JA SABE EL AUTOR COMO ROBAR CON LA PERONOSFORA?DIGO POR QUE SOS PARTE DE LA JODA ENTENDES MENSA

Publicar un comentario en la entrada