Lo que fue hermoso será horrible después


Sucedió en lo que duró un viaje en auto a Capital, cuatro personas discutiendo acerca del querido Charly. Yo preguntaba si alguien sinceramente podía decir que Charly ahora está mejor.

No hubo consenso total, lo más parecido fue decir que vivir es mejor que morir. Y ni aun así, porque se defendió la postura de que él era libre de reventar como un sapo llevando la vida que lo mostró con un cuerpo cadavérico, dos dientes de conejo, manos de parca y siendo golpeado por sus asistentes. Esa era la versión de Charly hasta hace un año. Luego el destierro.

Otro dijo que Charly había muerto a mediados de los 80, cerca de Piano Bar.

Otro dijo que sin dudas estaba muchísimo mejor que antes, que si había una píldora grande como una mochila, el también la tomaría para estar mejor. Bancó al “chaleco químico” y dijo que de esa manera Charly puede ser feliz. Eso fue polémico, más que la mía de dejarlo reventar como sapo si eso era lo que quería. “Es cambiar una droga por otra” se escuchó.

El acompañante del conductor se preguntaba con tino si no se tratarían de cuestiones éticas, incluso políticas o religiosas. Quizás todas, porque ¿mejor que cuándo?, ¿estar hinchado de medicación es estar mejor? Charly apenas puede hablar, menos puede cantar, como se lo vio en esa conferencia de prensa que hizo promocionando sus shows en Perú, Chile y Argentina.

Cuando me preguntaban por qué yo decía que para mi lo exponían demasiado pronto, después de dar muchas vueltas y no ser muy claro dije que mínimamente hasta que pudiera modular y no ser un personaje de cómic puesto a recaudar con su “regreso”. Si dio las notas sentados es porque no puede estar de pie, porque camina con un cuerpo nuevo que no sabe cómo mover, porque hay 25 kilos nuevos repartidos en su papada José María Aguilar style, y sino, vean el video acá abajo.

Se puso los dientes, bueno, eso está bien, el asado es mejor que el puré, ¿pero decir que quiere ser padre? es demasiado, no puedo dejar de tener la sensación de que esas palabras son impuestas por otros, por esa familia que, “con las mejores intenciones” se hizo cargo de alguien que seguramente iba a morirse empujado por los cuervos que comieron de su cuerpo durante años. Lisa y llanamente como un niño que ve algo y lo quiere, escucha algo y lo repite.

El poder de la Psiquiatría es gigante, nuestro país es uno de los principales consumidores del mundo de psicofármacos –no a nivel porcentaje sino cantidad directamente- y esta industria, top 5 de movimiento mundial de plata. Para mi cuando uno cae en las redes de la psiquiatría está en la delgada línea de desaparecer como sujeto, de morirse como tal –no física-, y no asocio sujeto con subjetividad sino más bien con sujeto de deseo y cierto grado de autonomía en el mundo.

Por decirlo más gráficamente: si algo anda mal en el hardware, es posible que afecte al software, pero si lo que anda mal es el software, la solución es de software. Bueno, para la psiquiatría todo pasa por el hardware y ahí interviene, entonces Charly es un sujeto – y todos, son unidimensionales- que no puede decidir por si mismo y hay que internarlo en una quinta, tutelarlo como a un niño, marcarle sus horarios, empastillarlo hasta que no tenga sensibilidad en los dedos y no pueda tocar el piano, que su lengua sea el doble de lo que debía sentirla antes –si es que la sentía algo- y esté “tranquilo” y pueda adecuarse al discurso del buen decir que prefiere una quinta con pasto al departamento de Coronel Diaz y Santa Fe.

Pero el sujeto no se entrega tan fácilmente, se me viene a la mente la escena final de Atrapados sin salida, recuerdo que cuando la vi por primera vez yo tendría 15 años y pensé que el Jefe se había apurado, que McMurphy había sonreído con complicidad y lo había puesto a dormir injustamente, pero cuando la vi de más grande, entendí que era el destino que le daba justicia, porque esa lobotomía lo había convertido en un vegetal, había cercenado lo que lo hacía bello y único.

El tiempo de los relojes, como el deseo, avanza como locomotora. Yo me siento más cerca de dejar que cada uno intente arreglarse con el mundo como pueda, y si necesita por ejemplo de ayuda de psicólogos o psiquiatras, está bien, pero existe la chance que no salga bien y que las instituciones de secuestro –como las llama Foucault- puedan dejarte irreconocible, todo bajo el amparo del poder de las “buenas intenciones” que pueden llamarse Instituto no se cuánto o la felicidad ah ah ah ah…


Cerca de la revolución yo estoy cantando esta canción que alguna vez fue hambre.


9 comentarios:

Anónimo | 21 de septiembre de 2009, 7:38

Creo que el titulo engloba todo, y no hay vuelta que darle, creo que estamos en la etapa que debemos ignorar al Charly García músico, ya que nunca volverá a ser lo que fue, y mucho menos tocando en vivo o escribiendo, pero sí para la medicina esta mejor, y su nueva actitud lo ayudará a vivir un par de años más bien por él, pero como no hay visión objetiva de las palabras normal bien ó verdad dejemos que cada uno guarde sus propias conclusíones a esta etapa nueva del hombre que supo ser uno de los mejores músicos argentinos de este tipo de música que algunos les gusta llamar rock local.

ójala que sirva para que aquellas personas que nunca lograron verlo en vivo, en su buena época, puedan ver una versión lo más cercana posible, sin las largas esperas que significaba ver al sr. garcía

Brenda V | 21 de septiembre de 2009, 8:27

Si no vas a volver de tu infierno como Mickey Rourke (aunque inflado y cirujeado) después de tu "encuentro con el Diablo", mejor te quedas allí.
Apoyo la moción de su desaparición postPiano Bar.
Ya había dado lo mejor de sí, en balde seguir exprimiendo la naranja si ya no le queda jugo.
Esta necesidad de embalsamar héroes locales ya me las tiene infladas.
No soporto este video y mucho menos a la familia Ortega. Deberían desaparecer también. No sé por qué no volvieron al exilio miamesco después de la caída del patilludo. Eso se merecían. Pero no, se quedaron a producir ficción robada, a cagar bandas antes geniales con voces desafinadas y a casarse con rockeros con más fama que talento. Malditos, que devuelvan a Gasset.

Lisandro | 21 de septiembre de 2009, 8:56

Ja, hasta la liga Rosario.
Ramón canditato a presidente, tenía que recuperar la plata post quiebre Sinatra.

Nota mental: usar más seguido la hermosa expresión "no en balde".

Johnny Antonio | 21 de septiembre de 2009, 12:14

Apoyo la muerte de charly a mediados de los ochenta, con ligeros out-takes en los discos posteriores, pero es aquí donde no puedo olvidar la palabra "genio" que los medios suelen darle a los personajes populares, por más que Da Vinci rompa a piñas el cajón en el que está enterrado.
Y los argentinos (tal vez otros también) tenemos la costumbre de sembrar ídolos para cosecharlos cuando están podridos. De hecho, Maradona es otro ejemplo que me viene como anillo al dedo.
Nos sirve hablar de "genios" para que nos sirva hablar de sus miserias cada vez que caen. De Charly se habla mucho cuando tiene escándalos, mucho más que cuando llena un teatro y hace un show antológico. No es casual que ahora se lo "reviva" en base a pastillas.
Lo vi, lo escuché. Suelo tener pensamientos encontrados con todo, así que acá también los tuve. Al verlo me dio como pena, ya que quiero a los rockeros actuando con libertad (aunque elijan comportarse cristianamente). No me gustó que le cambiaran la droga, porque el tipo sigue drogado y parece de cartón piedra.
Pienso en Evita. Los argentinos la necesitábamos tanto que la embalsamamos y su cuerpo fue disputado por uno y otro sector hasta que llegó a donde está ahora. A Charly lo necesitábamos tanto que lo drogamos para que siga vivo y lo tengamos eternamente produciendo canciones.
"Prefiero consumirme de una a apagarme lentamente", cito sin recurrir a google así que puedo estar fallando en la cita, pero la idea está. Si bien Charly se apagaba lentamente (sus discos, sus canciones, ya no eran lo que eran, como la vieja mula) ahora quedó como una lamparita con baja tensión: no sirve para lo que se la mantiene encendida.
Al respecto, dejo este link que me parece al menos ilustrativo:
http://frasesrockeras.blogspot.com/2009/08/que-no-vuelva-mas.html
Escuchar hoy a Charly me da como cierta tristeza. No es santo de mi devoción ni me parecen tan buenas sus canciones (algunas me matan, sin embargo). Pero lo veo ahí, hecho un zombie (se nota mucho que no está lúcido y aunque antes tampoco lo estaba era más genuino que ahora) y ya ni puedo escuchar la canción con oídos limpios.
Me pasó que llegué a decirme que la nueva canción no estaba mal. Pero ahora que lo pienso, me dije eso sabiendo que estaba escuchando a charly y que esperaba algo todavía peor (lo había visto en su reaparición en Luján y realmente sentí que era el fin).
Me gustaba eso de "Voy a seguir toda la noche. Voy a tocar 24 horas. Quiero hacer historia", me gustaba eso de que le había pegado a cientos de ninjas en La Trastienda.

val | 21 de septiembre de 2009, 16:29

ESTA MEJOR dicen los noticieros, ja.
Charly esta mucho mejor ahora que tiene dientes postizos y que tiene cara de vieja recauchutada, con el "Angel Face" Doré??? Que hizo una cancion de mierda con un video MUCHO peor que la canción??.
Que sale en todas las fotos sonriendo y se le marcan los pocitos en las mejillas???
Por qué la gente piensa que la droga hace de una persona lo peor que puede ser? por qué se es TAN fundamentalista, o acaso no es obvio que Charly era mucho mejor flaco esquelético, mostrando el culo, grafiteando su cocina, haciendo "Pubis angelical", " Canciones de jirafas" "Sinfonías para adolescentes"????, como si él no se diera cuenta de ésto...
No seamos mentirosos gente...
Say no more
V
(lis me encanta tu blog :))

flor | 21 de septiembre de 2009, 20:50

¿Estoy tan fuera del mundo que ni reparé en que el chabón está empastillado? No, tuve que ocuparme de otros personajes, de otros mambos. Del chabón que me habla de pornografía y se saca el anillo, de la mujer que me dice que las pechugas de pollo llevan un Siempre Libre debajo y que la comida le importa más que su voto, de la famosísima actriz a la que la llaman sus familiares para preguntarle si está embarazada como indican las tapas de las revistas, de la editora que me muestra que se provocó una lastimadura en la oreja y me dice que son sus "hábitos autodestructivos".
Posta. No vi o no quise ver lo de charly o siemplemente no me importó. Quizás porque lo siento como un fantasma (y no precisamente de Canterville). Igual siempre tuve una relación bastante tirante con su arte: le reconozco el talento, pero no me llega.
Para decir acerca de las pastillas. Estuve medicada durante unos años. "Lo típico", te dicen. "Clonazepan + antidepresivos". Nada es típico con una pastilla. Nada. Son una mierda. Eran como un bastón, pero mis piernas estaban perfectas. Aquella metáfora del hardware y del software (genial). Las pastillas son una porquería. Uno no llega al fondo de su tristeza tragando polvos. Lo supe mientras las tomaba y lo supe cuando ya las había dejado. Y nada es típico cuando tenés 18 y el cuore te galopa tanto que parece que se te va a salir porque la pastillita que te dieron no funcionó como esperaban.

eso.

pd. estuvimos escribiendo sobre rock casi al mismo tiempo.

Lisandro | 22 de septiembre de 2009, 10:40

Debo decir que tuve la misma impresión de lo va debajo de las pechugas de pollo, no me siento tan freak ahora.
El riesgo de ponerte a hablar con gente y saber más de lo que querías saber.

Joan: de una, esa escena final queriendo hacer historia combatiendo a los ninjas me parece genial y súper auténtica. De todas maneras, me contó gente que trabaja en LT, gente de seguridad y esas cosas, que justo esos días el estaba tranquilo, pero el famoso "ambiente" estaba sacado, entrando sin pruritos una bolsa del tamaño de una pelota de handball y pidiendo que trajeran 8 modelos para que le hicieran un pasillo y le tiraran rosas al pasar, mientras el tomaba un whisky tranquilo.
La goma se armó según dicen cuando obviamente debían cerrar el lugar y el se negó y tiró la primera mano, y bueno, después cayeron los ninjas.

Para más info sobre ninjas:
http://www.youtube.com/watch?v=UCCX0EjRohQ

Joakkin | 24 de septiembre de 2009, 19:41

Debo decir que nunca me gustó Charly. Y si bien siempre me pareció sobrevalorado, le tenía respeto.Ahora está muerto.
Esta versión Stepford wife no es él y me da lástima porque quizás ya no lo pueda controlar.
Creo que si uno vino a este mundo a romper todo tiene que vivir con eso hasta el final.No hay vuelta atrás.Y si la había, ya es demasiado tarde.No me imagino a Luca a los 55 años postrado y gordo diciendo que a fin de cuentas Soda es una banda digna.
Fuck off a eso y al vil machaque mediático que endiosa después de destruirte.
Como paréntesis,a mí me pasó lo mismo con One flew over..y me pareció que no había entendido la película por mucho tiempo.
Apoyo 100% lo de reventar como sapo.

Joakkin | 24 de septiembre de 2009, 19:45

(Hablando de reventar como sapo,para cuándo señor Grondona?)

Publicar un comentario