La nuestra


En el mundo del fútbol domina una lógica con enunciados de base 0, o casi 1. Apenas se pasa del nivel descriptivo, las decisiones son tomadas por razones que obedecen al orgullo, la obcecación, el revanchismo, la conveniencia, la corrupción y todo aquello que vaya en el sentido de la construcción de poder. Tanto he escrito y pataleado que sólo pensar en repetir algo me aburre. Obviamente que, como en todo, existen las excepciones, los dirigentes/técnicos preparados, puros, bien intencionados y capacitados.


En nuestra historia reciente, a excepción de Bielsa y los técnicos que ganaron los dos mundiales para el país, el resto ha hecho sapo en mayor o menor medida. Estoy tentado a pensar que aquello que se forjó sobre la base de dos conquistas muy particulares (con un gran equipo –aunque bajo dictadura- y la otra con el genio de todos los tiempos) y que luego se denominó “la nuestra”, es una mentira. Quizás esas dos conquistas mundiales fueron una discontinuidad en la línea de tiempo del fútbol argentino, quizás fueron dos meses cósmicamente alineados y “la nuestra” no tiene tanto que ver con el buen juego y la calidad de los jugadores, sino con el azar, la discontinuidad y lo imprevisible.

Ya no hay ni tan buenos ni tantos jugadores, han sido reemplazados por atletas mediáticos con un twitter en la cabeza y en el corazón. Y la culpa es de Grondona, ciertamente. El único dirigente que queda de la dictadura sangrienta. El longevo cuervo que no habla una palabra de inglés y aun así es hace décadas el vicepresidente de FIFA. Y de la AFA ni hablar, los guionistas de las películas mafiosas toman nota de sus intervenciones. Es reelegido automáticamente desde hace más de 30 años ya que nadie se presenta a elecciones, y nada parece que vaya a cambiar hasta que vea las flores crecer desde abajo, y eso parece que no sucederá pronto (su madre vivió más de 100 años).

Batista es un técnico sin méritos relevantes, una trayectoria pobre en equipos menores. No es lúcido ni declarando, ni parando a los equipos, ni sosteniendo sus decisiones. El caso paradigmático y escandaloso es el de Tévez. Batista había dicho con tino que no lo tendría en cuenta por motivos futbolísticos, y Tévez, el mal llamado “jugador del pueblo” (si ser irresponsable, poco solidario con sus compañeros, desordenado tácticamente y no acatar las decisiones del dt es algo popular, bueno, que se yo) comenzó el lobby junto a algunos periodistas amigos para su retorno que finalmente se dio con con grandes anuncios como si fuese otro 17 de Octubre. Y Tévez aunque no quieran aceptarlo, es un jugador bueno pero nada más, y en la selección sólo atropelló. Últimamente me gusta pensarlo como la izquierda argentina: irresponsable y adolescente.

Si sos técnico de Argentina y tenés a disposición al mejor del mundo y no podés sacarle un poco el jugo, tenés la culpa. Algunos partidos te lo ganará solo, él o algún otro. Pero si un día plantás un equipo, y al siguiente otro completamente distinto, eso el juego no te lo perdona y se siente. Se siente en un mediocampo quebrado, con la misma falla que tuvo el de Diego en el mundial. Tanto en un caso como en el otro se dejaron llevar por el becerro de oro. Uno siguió el modelo del Barcelona (impractible sin Xavi, Iniesta y Dani Alves), el otro pensó que haciendo muchos goles ganaría, pero se preocupó en crear “un grupo” y se olvidó del equipo. Ambos inexpertos como técnicos, pero las diferencias entre ambos son tan grandes que ni vale la penas enumerarlas, podemos resumirlas de la siguiente manera: uno es Maradona, el otro es Batista.

Sin Bielsa como posibilidad ética-estética-deportiva, todo es lo mismo. Bianchi histérico no te queremos, esto no es Boca. Sabella sería un Bilardito. Russo podría ser. O Cappa, para que nos lleve al descenso a jugar en la Concacaf, total.

Tenemos el torneo más importante de la Argentina para prestarle atención, el más federal, el más imprevisible, el más violento, el más apasionante: el de la B Nacional, donde ninguna generación de jugadores se considera perdida.


7 comentarios:

Joakkin | 17 de julio de 2011, 11:39

A esta altura, el enojo ha mutado en resignación. Me da risa que los medios tilden el pase de Uruguay como "el nuevo Maracanazo", por favor, las chances de perder eran altísimas. A prepararse para otra Eliminatoria espantosa. Pensaba que hace 4 años que no veo jugar bien a Argentina, la última fue la Copa América 2007, donde perdimos la final categóricamente contra un Brasil muletto, pero al menos eran tiempos donde a los rivales más débiles se les ganaba, que no es poco, hoy se pierde o se saca un punto lastimero contra equipos que están dos o tres escalones debajo.

"Y Tévez aunque no quieran aceptarlo, es un jugador bueno pero nada más, y en la selección sólo atropelló. Últimamente me gusta pensarlo como la izquierda argentina: irresponsable y adolescente."

http://www.s2ki.com/s2000/uploads/gallery/1296705518/gallery_83989_34758_5493428924d4e5953159cc.gif

Pero no olvideis que Tévez era el jugador estrella de Bielsa, en la Copa América 2004 y en los JJOO. Lo que necesita es disciplina, algo que Batista desconoce.Yo creo que tiene que jugar, pero en definitiva con este DT, sea Tévez o Bareiro, el resultado es el mismo. Seguiremos viendo pálidas hasta que cierre la ferretería para siempre.

Anónimo | 17 de julio de 2011, 12:48

Y porqué no Peckerman? (ojo no entiendo mucho del tema, pero tiene sus mundiales encima, que no creo hayan sido menos complicados que algnos partidos de esta Copa)

Ricardo | 17 de julio de 2011, 17:03

Existe una generación de técnicos nuevos que necesitan tiempo para madurar. Digo: Cocca, Asad, Cagna, Simeone. ¿Qué fue de Burruchaga, el que parecía siempre ser el favorito de Grondona? ¿Abandonó la dirección técnica o nunca había llegado a ella?

De la vieja guardia, el Tolo Gallego. Russo puede ser. ¿Y Gareca?

En fin, todo hace suponer que habrá que seguir bancando un no-técnico hasta que se den un par de malos resultados o los jugadores decidan hacerle una cama como a Basile.

Saludos.

Lisandro Capdevila | 17 de julio de 2011, 19:38

posta, uruguay, a quién le ganaste? Y esa final, que baile nos comimos, la última cerquita fue con gol de chelito delgado cerca del final.
Pero con Bielsa jugó bien de 9, en el lugar donde corresponde y guiado, no en la anarquía ignorante actual.
y ojo, cuando cierre la ferretería, que no abra su multimIedo Vila.

Mmm Pekerman creo que ya tuvo su momento, y de hecho con Grondona está todo mal.

Es verdad Ricardo, hay que darle pista a la nueva generación, jugamos por jugados. Burruchaga es otro vende humo. No a la generación del 86. Gareca quién dice, me gusta. salut!

Juan Antonio | 18 de julio de 2011, 10:17

No me voy a prender a la camarilla anti-tévez (aunque soy partidario de tus dichos), y tampoco en la camarilla anti-batista (aunque demostró una total falta de capacidad para rearmar el esquema, una rigidez espantosa que se evidenció en cada nuevo cabezazo contra la pared, y una fantástica mala suerte para morir decapitado justamente a partir del penal fallido de su jugador karma), como tampoco en la camarilla pro-bielsa (que a cada sucesor se agiganta, y que tiene el mérito de haber brillado en este mar opaco que, más o menos, nos tiene a la deriva desde... 1993?), y mucho menos voy a hablar de Grondona (el culpable de este fracaso y del fracaso del fútbol argentino desde los años sangrientos hasta ahora). Voy a hablar de esta copa América en general, y diré que es la más aburrida, fría y sin mísssstica que me tocó vivir.

Chico Ernesto | 24 de julio de 2011, 0:06

Así como jugadores sobran, lo mismo corre para los técnicos. Gareca, Russo, Sabella, BIELSA o el tata Martino, todas opciones viables. Es la primra vez que coincido con alguien respecto a Tevez. No lo he visto jugar 1 solo partido bien en la Selección, lo han expulsado un par de veces por irresponsable y desordena cualquier sistema. Hay jugadores que son buenos en sus equipos y otros que se los puede llamar "jugadores de selección". Di María no es jugador de selección, como no el es Milito o Zabaleta, o el mismo Tevez arriba nombrado. Nos creemos mejores de lo que realmente somos? Por supuesto, hay que bajar un cambio y ser más humildes. Ah! Quizás lo ofenda, pro Mascherano, al menos para mí, no es jugador de Selección... un gran recuperador, pero no entrega un pase al pie jamás!.

Pd. Y Batista es tan poca cosa, que lo unico que ha hecho para sobresalir es llevarle la contra en todo a Maradona.

Saludos!!!

Brenda V | 25 de julio de 2011, 14:02

que se vayan todos!!!

Publicar un comentario en la entrada