Néstor


La historia lo pondrá bestialmente en el lugar de privilegio de los presidentes que nunca tomaron una decisión en contra del pueblo de los trabajadores. Ahora por la densidad propia del presente muchos no lo podrán apreciar pero en perspectiva las medidas de gobierno tomadas desde el hondo bajo fondo del 2003 serán reconocidas como deudoras, como ecos del primer peronismo.

Los buitres excitados con sus lágrimas de cocodrilo buscan poner su cara en el tablero, yo sinceramente no creo ni quiero condolencias de quienes lo aborrecían. Desde aquí siempre lo apoyamos. La gente muere, y  con ellos se abre un enigma a significar.

Su cuerpo le pasó factura, dio su vida a la politica, a su pasión, y como sabemos hay pasiones y amores que matan. Un animal politico que sacándola a Cristina y al jefe de Gabinete, no tiene comparación contemporánea posible. Recuerdo su asunción, tirándose al público y cortándose la frente, su pelea en el barro de la politica.

Hace un rato JP Feinmann le dijo a Victor Hugo algo muy cierto, no es la muerte de Perón, ya que él había dejado atrás a una mujer incapaz y a un criminal.

Cristina crecerá en esta desgracia porque está hecha de esa madera. El feriado le agrega una pizca de mística a este dolor.

Siento la necesidad de espacio público, de foro, de calle, de plaza.

3 comentarios:

Juan Antonio | 27 de octubre de 2010, 8:23

¿Pero se escuchan los que ahora salen hablando, escuchan lo que dicen? La hipocresía es o fue tan grande que da asco. Quienes anoche hablaban de él como de una peste y hoy hablan de la partida de un hombre probo y destacan su honestidad para la lucha política, ¿siguen queriendo burlar nuestras capacidades intelectuales o simplemente muestran la blandez de sus convicciones?
No quiero condolencias ni palabras de afecto hacia la presidenta por parte de estas lacras. No quiero porque no creo, y no creo porque se esfuerzan para hacer de este circo una inverisímil máquina lastimosa preparada para impedir.
Acostumbrados a comer de la carroña, sin embargo la muerte los desencaja. No saben qué decir y hablan, no saben a dónde pararse y se ponen en puntas de pie para mostrarse humanos. Y son transparentes, y dan pena.
Sabido es que los cuervos llegan antes que la parca. Desde hace un tiempo, este hombre muerto le había devuelto a un país la posibilidad de contar con una posición política sincera, había dado lugar a una nueva generación política evocando los huecos que dejara la desaparición de su propia generación masacrada. Partidarios de su idea y acérrimos enemigos se encontraban en debate, había vuelto la lucha en la arena.
Pero una lucha desigual. Las armas de los representantes de la idea opositora eran y continúan siendo vagas, bajas, fiel reflejo de la otra política, de la peor política, la que jamás logró embanderar a su pueblo.
Y por eso su muerte lo agiganta. Impensadas palabras suenan hoy en los rincones, esas palabras que ayer no se dijeron y que dejan desnudos a los políticos de cartón piedra.
El tiempo me fue moldeando esta idea, me fue quitando el velo que dejaron décadas de incredulidad manifiesta. Se siente esa necediad de espacio público, de foro, de calle, de plaza. Es parte de vivir la historia como nos merecemos. Y ese es el mejor legado del hombre muerto.

Lisandro Capdevila | 27 de octubre de 2010, 8:32

La recuperacion del sentido de la politica se debe en gran parte a el. Tiemblo de emoción de sólo pensar en las palabras de Cristina.

Cathy Earnshaw | 27 de octubre de 2010, 12:07

"Olvídalos y vendrán por más" Mirémoslos bien para recordarlos... y decirles algún día a nuestros hijos quiénes son así como mi madre en los ochenta me señalaba a otros infames. Hoy nos queda nuestra Presidenta, solamente debilitada por la pérdida de su compañero de vida y lucha. Hoy el hombre se vuelve hito.

Publicar un comentario