El gran matón


En sucesivas e impredecibles entregas trataré de ir comentando algunos libros, anécdotas y curiosidades del genial Norman Mailer, cuya primer novela escrita a los 24 años da nombre a este blog.

Si mal no recuerdo, el primer libro que leí de él fue “Los hombres duros no bailan”, una novela policial de sexo, rubias, droga, matones y muerte. Hasta aquí no había nada del otro mundo, era una buena novela, sobre todo sus diálogos, él es un gran dialoguista. Fue una buena primera impresión, guardé muchas escenas en mi memoria. Recuerdo que se lo presté a mi chica de aquél entonces y unos años después lo traje a colación, ella decía no recordar nada –aunque es una buena lectora.-

Después de ella –de la novela-, leí “El parque de los ciervos” una historia ambientada en Hollywood donde los protagonistas principales son un director de cine y un ex piloto que ansía ser escritor y lo convencen de vender los derechos de su vida para filmar una película. No voy a entrar en detalles, pero ya en esa novela me atrapó este petiso genial y ególatra, dueño de una potencia mental comparable a la de Sartre, y prolífico como pocos.

¡A los 34 años escribió su autobiografía llamada “Advertencias a mi mismo (1959)”!, donde repasa su bibliografía hasta ese momento, junto a un par de cuentos y reflexiones sobre escritura, la suya. Hace poco la encontré en una hermosa librería de Santa Fe al 2200, librería donde trabajan 3 generaciones y un octogenario es la ley. En este libro Mailer cuenta el tortuoso proceso de escritura de “El parque de los ciervos”, su tercera.

Después de haberse convertido en una estrella en Estados Unidos en 1948 luego de haber escrito "Los desnudos y los muertos", y habiendo sido defenestrado por la crítica por su segunda – Costa Bárbara- , su tercera era todo un desafío para él, que debía probarse aquello de lo que no tenia duda: que era muy bueno.

En la película de Woody Allen “El dormilón”, éste le dice a un científico: “Éste es un retrato de Norman Mailer, legó su ego a la Facultad de Medicina de Harvard”. Hay otros ejemplos de su peso como figura pública –polémico y salidor, hasta se candidateó a alcalde de New York-, fue citado en varias canciones (de Lennon a Manic Street preachers), apareció en los Simpsons, hizo películas y hasta un capítulo en Gilmore Girls.

Quiero centrarme en algo que él dice de su tercer/a novela -me gusta más sin la a-. En un artículo de su autobiografía, que volverá a publicar en “Un arte espectral, reflexiones sobre la escritura (2003)” Mailer cuenta que su estado de depresión y drogadicción le quitaban fuerzas para luchar contra las 8 editoriales que le habían rechazado el libro, entre otras cosas calificarla de obscena, hasta que dio con Walter Milton, el hombre que editó Lolita de Nabokov (“es el único editor que conozco que sería un buen general”).

Eso no fue suficiente y su peregrinar duró varios meses de corrección e insatisfacción hasta llegar a la publicación y lograr un éxito moderado, lo cual dijo que resultó ser un empate luego de tanto sufrimiento. El vacío posterior le duró bastante tiempo, su amargura ante las feroces críticas lo llevó a publicar de su bolsillo, extractos de reseñas en forma de aviso en un diario muy importante de USA, al mes de la salida del libro, que decía:


“En todo Estados Unidos El parque de los ciervos no recibe más que desvaríos:


“El peor serpentario del año en ficción”, “Sórdido y mugriento”, “Taradez irreflexiva … dorada pila de basura”, “repugnante”, “exasperante”, “torpe”, “injusto”, “indiscriminatorio”, “perturbador”, “de mal gusto”, “bazofia”, “irritante”, “tonto”, “chapucero”, “una sarta de porquería”

Su primer novela es buenísima, los otros tres libros que cité son menores en su obra pero aún así están muy arriba de una media imaginaria. Acá abajo hay una perlita, el trailer de la película clase B “Los hombres duros no bailan”, donde nuevamente tomó el recurso de las críticas.

Mailer es imprescindible, si me da la voluntad y capacidad más adelante hablaré de sus grandes novelas.



10 comentarios:

Brenda V | 31 de agosto de 2009, 9:14

Mi primer acercamiento a Mailer fue a través de Woody Allen, en una de las tantas escenas geniales que tiene Annie Hall. No recuerdo exactamente la línea, pero ellos estaban haciendo una cola y discutiendo, y él dice algo como: "enorme como el ego de Mailer". Claro, una biografía a los 34 años es la gran Vilas haciéndose un museo en vida.
Me arrepiento de haberme robado mal el libro, debería haberme llevado el que ilustra esta entrada.

Juana María Antonieta | 31 de agosto de 2009, 11:56

En la misma cola de Annie Hall aparece Marshall McLuhan, qué buena película y qué gran escena!
Entrando al post, debo decir que no he tenido mucho contacto con Mailer, pero siempre me ha despertado curiosidad. Voy a adentrarme definitivamente y después podré comentar, porque ahora sería poco seria cualquier opinión.
Me permito -de todas formas- señalar que debe decirse "tercera" novela, algo que ya sabés pero no quería dejar de poner algo.

Joakkin | 31 de agosto de 2009, 11:57

Justo Woody, que tiene el ego del tamaño de Manhattan

Lisandro | 31 de agosto de 2009, 12:03

Es verdad, los petisos tienen que compensar somehow, ¿ojalá hubiera más petisos?

transfusiones | 31 de agosto de 2009, 15:18

estos apuntes:

1. si tito te encuentra diciendo que te gusta más "primer novela" en vez de "primera" (como debe ser), no sé qué haría, se ofuscaría, eso seguro. mañas de corrector.

2. la aparición en gilmore girls es genial.

3. aún no lo leí, pero en mis clases de rock hablo de él porque cito a pujol que dice que él dijo que los hipters son los "blancos negros".

4. me gustó esta aclaración, por lo que connota: "Después de ella –de la novela-"

flor.

ivan antoine | 31 de agosto de 2009, 15:30

sí, la aclaración que citan acá arriba me gustó mucho a mí también

Lisandro | 31 de agosto de 2009, 15:43

Es un buen tito mi viejo, no quisiera ofuscarlo.

En "Advertencias" justamente está publicado "el negro blanco: reflexiones superficiales sobre el hipster". Te lo presto si querés la fuente, polémico como él sólo, lo bueno es que se agarraba a piñas sin miramientos, respaldándose.

transfusiones | 1 de septiembre de 2009, 11:07

uy, estaría buenísimo, pero no hay prisa, no sé cuándo la vuelvo a dar. gracias!

Anónimo | 2 de septiembre de 2009, 19:47

Perdón mi ignorancia amigo, pero no leí nada de Mailer, aunque lo tengo en cuenta... en este momento y lo recomiendo aunque temo no estar a este nivel de análisis estoy leyendo "Memorias de un amante sarnoso", de Groucho.

Saludos.
Beto_Reyes

Lisandro | 2 de septiembre de 2009, 21:10

No pida perdón Beto, si puede lealo, seguro le gustará. Y Groucho es un grande, tengo una deuda ahi.
saludos!

Publicar un comentario en la entrada