Bocha de la gente

El miércoles pasé a buscarlo a las 20 Hs por la dependencia pública dónde cada día pone la cultura de la Provincia un poco más de pie. Saludó efusivamente a los choferes que no le dieron bola pero pareció no importarle. Lo notaba raro, hicimos una cuadra y se dio cuenta que se había olvidado la gorra en la oficina, supongo que por ahí venía mi sensación. Fuimos al mercado chino para comprar alimentos no perecederos para canjear luego por entradas de rock.

-“Compremos una” sugirió.

Lo hicimos. Fuimos a la plaza San Martín a sentarnos en un banco cerca de unos malabaristas.

-Allá están los cobanis- dijo mientras daba rosca a la punta del envase de la marca reptil, en dos acciones tan naturales que delimitaron el terreno amigo del que no lo es.

Lo llamaron de la radio para hacer su salida diaria hablando de su otra pasión, el basket. Contó sobre el nuevo extranjero de Gimnasia, de que venía cortado de no sé donde y... “los extranjeros cobran entre 6 mil y 13 mil dólares, este es uno de 6 mil” aseveró sin que le temblara la voz.
Llegó un amigo a sumarse para la segunda de litro, esta vez con ticket para devolver el envase. Seguimos hablando de basket. Nos cruzamos para ver el show (obviaremos toda esta parte). Terminó la primer banda, no nos interesaba la segunda así que sugirió: “vamos a tomar otra”. Y fuimos. Entró al kiosko y lo atendió un anciano que le encajó la cerveza so called “Báltica”.

-¿por qué trajiste esa? -Lo increpé.
-y bueee ya fue. -Contestó.

Caminamos detrás de la pequeña pared que hay en pasaje, el Bocha comandaba la fila de 3, cerveza en mano cuando de golpe metió el pie de lleno en un gran agujero que había en el piso, saliendo ileso su tobillo y la Báltica.

-Es tu día Didí -le dije.

Unos segundos después el amigo tercero dice: “mirá ahí atrás, Bielsa”. Nos dimos vuelta y así era, pero el Bielsa político, hincha de Ñuls como el Bocha (el primero quiere sacar al único presidente de facto que existe en el país en un club, llamado López). El Bocha se da vuelta y con la Báltica en una mano y la otra en alto en claro gesto justicialista le dice:

-¡Grande Rafael!

Este a su vez se da vuelta y responde con otro saludo. No contento con la interacción, el Bocha agrega:

-¡Hay que sacar a López de Ñuls eh!
-Estamos viendo, estamos viendo –contestó Rafael sin detenerse y sin dejar de sonreir.

El Bocha se volvió hacia nosotros con la sonrisa de un niño luego de haber cumplido con su deber cívico.

-Hoy es tu día Bocha -le dije mientras la sonrisa le molestaba para beber de la botella.

25/10/08

1 comentarios:

Axel-O-Rama | 18 de julio de 2009, 10:58

en un país en serio la gente que va a los recitales y se emborracha por la calle, como mínimo estarían presos.

Un saludo y muy bueno el blog.

Publicar un comentario en la entrada