Risa en la oscuridad

Albinus, un respetable crítico de arte, conoce a Margot, una mujer mucho más joven que él que trabaja como acomodadora en un cine y sueña con ser actriz. Albinus queda prendado con sus encantos, abandona a su mujer e hija para fugarse con ella. Al poco tiempo irrumpe una tercera persona: Axel Rex, un joven artista rebosante de talento y cinismo que ha sido amante de Margot. Devorado por los celos, en un rapto de locura, un día Albinus sufre un accidente con el auto y queda ciego. Decide retirarse a una casa aislada en la montaña para tener tranquilidad. Margot decide acompañarlo. Lo que Albinus no sabe es que Axel también decide acompañarlo. Axel hace el amor con Margot y se pasea desnudo desafiante (y bamboleante) delante de Albinus, que oye pasos extraños y siente que algo no anda bien. Sin duda.
Una breve y muy cruel novela de este capo ruso, no exenta de su refinado humor y amor por las tragedias griegas.
Celosos, paranoicos: abstenerse. Tramposos y perversitos: harán abdominales mentales por un tiempo.

2 comentarios:

Anónimo | 19 de julio de 2009, 21:45

a veces sucede q el celoso y paranoico es tambien tramposo y perversito, como se hace ahi?? se la lee igual? o es doblemente perjudicial?

Lisandro | 20 de julio de 2009, 5:01

se la lee igual, quizas se supriman entre si.

Publicar un comentario en la entrada